jueves, 22 de julio de 2010

Y tú ¿Quién eres?

Hace unas semanas en una entrevista de trabajo me preguntaron quién era. Así, como slogan de revista noventera, con la facilidad y la inconsciencia de quien no conoce la neurosis. ¿Quién eres? Qué pegunta nimia y horrenda. Mi respuesta fue un decidido "no tengo la menor idea". Y había en esa respuesta, absolutamente irresponsable considerando el contexto, una declaración de quién es una parte de mí.

Por que tengo suerte y vivo rodeada de gente inteligente que se hace estas preguntas y que a veces vive de responderlas, escucho toda el tiempo teorías y declaraciones, unas más oficiales que otras, sobre quién es cada quien. Vienen a perorar a mi colegio toda clase de escritores y cineastas de éxito; voy a coloquios con mis célebres familiares y escucho a una bola de seres útiles hablar de lo que un escritor debe ser, lo que un artista debe ser, y debe ser, según cada quién va decidiendo y declarando con absoluta (si a veces impuesta) seguridad, puras contradicciones. Un artista debe ser desordenado, desorbitado, consistente, memorioso, útil, simpático. Trabajador o inspirado, misántropo y sufridor, alegre y dispuesto a comerse la vida. Terribles, locos, ordinarios, inconscientes. Los pongo todos juntos y concluyo (brillantemente) que hablan de lo que cualquier persona puede ser para ser cualquier cosa: guionista, paparazzo, ingeniero o albañil. Es claro (supongo que incluso para ellos) que cuando los notables declaran sobre estos asuntos no revelan lo que opinan de su oficio y quienes se dedican a él sino de su propia personalidad, la que tienen o la quisieran adoptar. Por que gran parte de la respuesta al insoportable - ¿Quién eres?- está en nuestra aspiraciones mucho más que en nuestra realidad.

Cada quien es la historia que se cuenta. Ayer en la farmacia un cajero vio mi bolsa y supo decirme en qué tienda la había comprado y que era de hace dos años. "Soy diseñador" - me dijo con una certeza que invalidaba por completo su delantal del CVS y la sentencia que colgaba de su pecho: Hello my name is... I'm here to make you one very satisfied costumer today. Hola, mi nombre es el futuro Christian Dior. Voy a la escuela con un texano menso que porque es escritor y le parece lo correcto, vive diciendo que está loco y que no piensa como los demás. El hombre es el más ordinario ser humano del planeta, no hay nadie más centrado y menos lunático en la superficie del globo. Sin embargo de tanto decirlo quienes no lo conocen han empezado a repetir que el tipo está loco; y si sigue así eventualmente convencerá a sus amigos casuales del hecho, luego a sus seres queridos, por fin a sí mismo. Y será entonces un loco.

Dicen todo el tiempo: sé quien eres. El texano cuando esté loco ¿será quien era o se habrá fingido tan bien por tanto tiempo que su falsedad lo habrá hecho sincero? Te dicen que seas tú mismo, que no finjas para quedar bien, pero ¿que tal que lo que eres es un falso? ¿O un individuo cableado desde el nacimiento para doblarte hacia el lado que convenga para quedar bien con los otros? Y quedando bien eres más tú que en el rincón más obscuro y solitario de tu cama. ¿Cuál es la actitud correcta? ¿Cuál de los dos eres? Alguna vez alguien digno de impresionar ha hecho una broma con una referencia que desconozco. Y yo me he reído como si en efecto tuviera un entendimiento de su obscuro término tan cerca y tan claro que me vino casi en la leche materna. ¿Ser yo misma hubiera sido decir: "perdóname no sé qué es eso"? No. Yo misma es un ser orgulloso que prefiere sonreír y mover la cabeza con coquetería antes que aceptar que no sabe de algo.

Espero que yo misma sea también otras cosas: valiente, generosa, trabajadora, divertida; interesante, misteriosa, buena, genuinamente lista. Todas las cosas que se debe querer ser. Todas las cosas que se desean en un amigo admirable. Ese deseo será acaso la única parte cierta de mi personalidad. Ese deseo y sus múltiples dudas. Un yo mismo fluído y adaptable al humor que convenga. No porque vive miedoso del juicio de los otros, sino porque vive miedoso del propio.

¿Qué será bueno querer ser? Será bueno encaminarse a ser ¿quién? ¿Un diseñador o un loco? ¿Qué historia será bueno contarse? Me lo pregunto porque asumo que los veinticinco años tienen todavía pase amarillo a este tipo de reflexiones inconsecuentes. Todas las edades han de tenerlo, porque no va quedando más remedio que adaptar la historia de quién somos un poco al vuelo.

Qué reflexión más molesta y cambiante. Es el lugar más común preguntarte quién eres. Aunque sea inevitable me provoca gran desdén. Desdén que sin duda, porque así es la ironía, ilustra una parte de quien soy.

Y así sucesivamente, todos vamos siendo alguien.

6 comentarios:

d.mastretta dijo...

Gracias

Andrea dijo...

No lo habría podido poner mejor, a veces la duda de cuándo estaré tomando una decisión completamente mía me perturba tanto que prefiero pasar a la simpleza de actuar como lo acostumbrado.

Tal vez esa soy yo, la que ya tiene un protocólo grabado en el cerebro que incluye cuestionarme para no poder responderme. Quién sabe, no todos podemos ser genios... ni aunque los demás me creyeran que nací en la época incorrecta voy a convertirme en Mark Twain.

Me gustó mucho tu post, te pondre en mi blog roll.

Leti dijo...

Uf... qué buena reflexión, Cati... para leer casi sin respirar.
Creo que tu respuesta a la pregunta-pesadilla fue honesta. ¿Quién puede jactarse de saber quién es? Yo tampoco sé quién soy y tengo los mismos deseos que tú. ¿Soy lo que los demás dicen que soy? ¿Soy lo que los demás creen que soy?... no sé... hay tanto para decir sobre esto pero ya tú lo has hecho muy bien.
Dice André Gide: "El hombre no debe narrar su vida tal como la vive, sino vivirla como quiere narrarla. Que sea tal como quiere ser."

Leti dijo...

Cati: 22 de julio desde el último post... escribe algo!!
Besos!!!

talib dijo...

Watch online movies
http://www.moviesbundl.blogspot.com
tamil, telugu, dubbed, hindi

Juan Gerardo dijo...

Con algo de sarcasmo tal parece que solamente al morir mucha gente por fin sabe quien era; ¡claro! dependiendo de las circunstancias y la lasciva con la cual se publique.

Soy luego existo, pienso luego existo, mi nombre se registra y luego existo, escribo luego existo. Es una cadena interminable de adulaciones que cuando por fin haces una alto, despiertas del letargo porque "la verdad os hará libre".

¿Quien eres o quien soy? dependerá del intercambio psicosocial con el cual simple y sencillamente comprendas el pensamiento recíproco.

Cuando el rechazo a la humanidad se termina entonces hay bioética, entonces realmente se quien soy...

http://www.aceb.org/bioet.htm
http://sivicaes.blogspot.com/