miércoles, 17 de septiembre de 2008

Placeres culpables

Ni modo. Hay que asumirse:

El padrino es mi pelíula favorita, pero salí bailando de Mamma Mía! y lloré cuando Meryl Streep cantó con su hija en las piernas.

Emily Dickinson escribe con la brillantez de un alma sofisticada, pero las novias de Hugh Hefner esconden los secretos del universo en la punta de su imbecilidad.

Clarice Lispector me provoca adicciones irredentas, pero leyendo Harry Potter me asusto y me carcajeo en todos los momentos predecibles.

Cuando mi cuñado toca Mozart en su perfectísima flauta me enchina la piel. Pero mi chofer chiflando Cielito lindo me pacifica el desorden. 

La Bohème me derrite hasta que tengo planchado el cuerpo, pero Rent me quita el miedo y me avienta a la calle.

En el D.O. hay un pescado a la sal que podría ser mi última cena, pero la leche endulzada con zucaritas me da las buenas noches como una buena madre.

Armani corta y cose para los dioses, pero mi suéter de Suburbia huele a Vel Rosita como la casa de Abu.

La voz de Nina Simone me comprueba que existe el alma. Pero You´ll always be my baby cantada por David Cook me recuerda que existe el cuerpo.

El intelectual hijo de banqueros que se ríe como si no lo supiera todo envenena las expectativas. Pero a mí me gusta el gordito que sabe de blockbusters y besa como si no tuviera otro destino. 


El horror y la frivolidad siempre hacen falta. Hay que soltarles la culpa a los placeres culpables. Hay que dejarlos reinar.  Hay que asumirse. 





6 comentarios:

d.mastretta dijo...

y yo nomás no puedo dejar de cantar algun exito de mecano por lo menos una vez a la semana...

Pequeña capitalista dijo...

jajajaj reina somos la generación donde los placeres culpables son cool. Oye y x cieeetro el bllog kgadin de la recomendación de arráncame la vida es este: http://conversacionesajenas.com/2008/17/no-te-la-recomendo-a-ti-tambien/

Lum! dijo...

aunque duela soy rebelde cuando no sigo a los demáaaaas, y soy rebelde cuando te quiero hasta rabiaaaaaaaar. me encantó, varios los comparto! kendra sin duda tiene igual tanta razón como kant y savater.

Lum! dijo...

advertí que llegaría por todos los frente: HAPPY B-DAY!!!!!!!! (no me puedes ver, pero estoy bailando en mi silla con rueditas) yippy!!!!

Sr. Bateman dijo...

Estya maldita educacion judeocristiana no nos permite disfrutar de la vida si no nos sentimos un poco culpables, que le vamos a hacer.
Las novias de Hugh Hefner no son estupidas, son unas chicas encantadoras.

Javier dijo...

Yo puedo nada más estar de acuerdo contigo; incluso imagino que todos mis amigos viven exclusivamente de placeres culpables... y yo, bueno, cómo te digo que cuando debo estar memorizando sonetos o pendejeando en tal o cual teoría que a nadie le importa, entro a este blog con la esperanza de leer una entrada nueva que me diga "a huevo, esta vieja es la neta" y con la culpable certeza de que en cada una conozco a una nueva cata todo el tiempo, que al final me enseña más que aquellos tontos muertos.

Diría que no siento culpa alguna pero siempre llega el día del examen y mis maestros no aceptan citas de tu blog. Ellos se lo pierden digo yo.
...
Por cierto querida te debo tu regalo que aún no termino, ya sabes cómo también entre mis placeres culpables está el hacerte toda clase de souvenirs inservibles. Beso enorme.