viernes, 12 de junio de 2009

Crisis de identidad en Superama

Ayer pasé al super antes de venir a casa de mi Abu.

"¿Qué más se le ofrece, señora?" - dijo la chica que cortó mi jamón, delgadito, delgadito.

"Señora..." - pensé - "Ta bueno. Soy una señora haciendo el súper para su joven marido y quizá su hijito. Lo llevo a un departamento de paredes chaparras y ventanas chicas. Eso es: una señora. Puede ser."

Y luego salí cargada de viandas.

"¡Se va con cuidado, niña!" - dijo el poli que subió mis múltiples bolsas al coche.

"Niña..." - pensé - "Ta bueno. Soy una niña haciendo el súper para la casa de sus papás. Lo pagan ellos y recibo un auge de consentimiento por el inmenso trabajo que aporto a la casa yendo al súper una vez al año. Niña: sí. Me gusta."

La realidad está en medio, pero se ve que ayer no se me notaba.

Los 25 años son una receta para la esquizofrenia.


7 comentarios:

Dr. Mille Miglia dijo...

Yo tengo canas, pero tengo cara de niño cuando no ando barba, que es bien dificil por que me da una flojera rasurarme, y como ahora no tengo quien me obligue menos.

Felipe Cervera dijo...

A mi los 25 me traen jodido, las de 24 pa bajo no me quedan y no entiendo a las de 26 pa' rriba. Esquizofrenia pura.

badtzo dijo...

u_u chale yo tengo 20 y a mi ya no me dicen niño =(

Javier dijo...

Uy, y deja que te vean con tus lentes de abuelita.

Creo que más bien la gente reconoce que tienes un poco de sabiduría de todas las edades.

Eso, o de verdad los 25 están de la fregada jajaja.

lady wonderland dijo...

mija! pasé un fin de semana siendo llamada señora, tu crees? con mi copete güero y mi ipod verde. será? me hiciste la mañana.

Serch dijo...

A mi cuando me dicen señor volteo a ver si mi papá anda por ahí... no me termino de acostumbrar...

P.D. que los empleados de las carnes frias no te dicen "Damita"

the lil princess dijo...

... Que te puedo decir, mi gemela y yo cumpliremos 26 en menos de 20 días y aún así, mi mamá y por su ejemplo tooooda la familia nos llama "las niñas" Cuando alguna vez le dije: ¡Madre, no nos digas las niñas! y ella me respondió ¿Como quieres que les diga? ¿Las muchachas? ¿Como si fueran las criadas? ...sobra decir que no hemos vuelto a discutirle a mi madre como nos llama.