jueves, 25 de junio de 2009

Madrid, Madrid, Madrid.

Qué lugar precioso, éste. Llevo varios dias en él, he estado en él más veces de las que quisiera recordar, pero hasta hace media hora no me había dado cuenta de lo absolutamente espectaculares que son todos sus rincones.

Iba caminando por La Castellana, abrumada por el calor y las múltiples construcciones que la agobian (si las obras de Marcelo son un dolor de muela, las que se cargan acá son cirujía mayor). Poco a poco todo a mi alrededor empezó a perder luz natural y a ganar faros, levanté la mirada de pronto y casi me pongo a llorar. Estuve una hora contemplándola, parada en la calle como una perfecta tarada, como si hubiera tenido de pronto un accidente fantástico. Grave.

¡Qué lugar precioso, éste! No puede ser ¿Por qué vivimos ahogándonos entre películas y literatura que cantan las maravillas de Barcelona y de Paris? ¿Qué nadie ha puesto un pie en esta ciudad inenarrable? ¿Será que redunda hablar bien de la capital porque nos queda demasiado cerca (cerca hasta a los mexicanos que la tenemos lejos pero la asumimos nuestra)? Quizá es cursi hablar así de algo que creemos evidente. O quizá es más simple y todos siguen, como yo, dándola por dada.

Pero qué belleza, ésta, que golpea ¿Cómo se hace útil esta gente? ¿Cómo son capaces, en estas calles, de algo más productivo que el asombro? Yo sigo paralizada como quien descubre el agua tibia.

Qué estupidez ¿no? Derivar tantísima felicidad de aprender una cosa que siempre he sabido.

7 comentarios:

Ariadneus dijo...

Tienes razón en casi todo, Cati.
Madrid es muy bonita, sobre todo en primavera y algunos días de verano.
Pero en lo que no coincidimos es en que las obras son peores que en el D.F. Se ven mal, sí, pero con todo hay mucho más orden, mejor planeación; tienes señalización, pasos peatonales, etc. En fin, ojalá que nuestros gobiernos mexicanos aprendieran un poco de cómo llevar el tema éste de la obras...

Rox dijo...

Madrid es una ciudad de se te mete en las entrañas y no la puedes sacar.

Yo la extraño tanto que a veces duele, como tu lo dijiste de NY. Incluso, me da miedo volver, por lo que dice Sabina "En Comala comprendí / que al lugar donde has sido feliz / no debieras tratar de volver. "

¡Pero el año que entra regresaré!

Tengo varios posts al respecto, en mi página de crónicas de viajes Madrid

Date una vuelta y si te late, te invito a participar.

Disfruta Madrid en lo que yo me retuerzo de envidia

Mare dijo...

me encantan tu blog... te lo digo y lo sostengo... y mas ahora hablando de Madrid... solia caminar mucho en Madrid... eso del metro y el autobus y el buho no era para mi, cuando como dices tu, no puedes dejar de ver tooodooo lo que hay en Madrid... desde mi casa, hasta serrano, pasando por El Retiro, terminando en sol, y luego un kebab por Hortaleza... de las mejores experiencias de mi corta y loca vida....

Serch dijo...

Una de las mejores épocas de mi vida fueron los poco meses que estuve viviendo en Madrid... Me encanta la ciudad la gente, aunque tiene sus peros, de 10 y las mujeres, ¿q decir de ellas q no salte a simple vista?

Leticia dijo...

Hola Cati,
estuvimos juntas en Madrid. Soy una de las locas que se reunió con tu madre. La "fotógrafa oficial".La argentina.
Quiero que sepas que siempre me paseo por tu blog, aunque no siempre haga comentarios. Me parece muy divertido, pero sobre todo muy inteligente.
Tienes razón con Madrid. A mi también me pasa esa emoción, aunque la vi tan triste esta vez, tan lastimada por sus obras que no sé a dónde llevarán si es que llevan a algún lado.
De cualquier manera es una ciudad que nunca deja indiferente...
Un abrazo!!

RACHE dijo...

Yo quería estudiar en la Universidad Concupiscente de Madrid... o eso... hasta que dejé de querer.

La productividad es de mal gusto

lady wonderland dijo...

soy fans de madrid, de haber ido contigo, de ver nevar por primera vez ahí paradita junto a ti, pero sobre todo soy tu fans!